La historia de San Nicolás

 San Nicolas

Descomponiendo el nombre de Nicolás, se obtiene “niké” que significa victoria y “laos” que significa pueblo. Este personaje se traduce por Sinter Klaas en los Países Bajos, y es conocido con el nombre de Santa Claus en los países anglófonos. La leyenda de San Nicolás nació en Patras, en el sur de Turquía.

Según esta leyenda, San Nicolás era no sólo un rico heredero, sino que además tenía buen corazón. Tomó la costumbre de distribuir regalos a los pobres y en el año 300, se convirtió en obispo de Myra. El emperador Diocleciano, que perseguía entonces a los cristianos del territorio del imperio romano, le encerró y después lo mandó al exilio. Después del año 313, volvió a retomar sus funciones de obispo. Murió el 6 de diciembre, pero se desconoce el año.

Los estudios realizados sobre este tema han demostrado que se sitúa su muerte entre el año 345 y 352. Fue enterrado en Myra. Pero en el año 1087, alguien se amparó de sus reliquias y fueron encontradas en una pequeña ciudad del sur de Italia. Se trataba de una de las ciudades que visitó durante su viaje a Roma, cuando fue a hacer una visita al Papa.

Habitualmente se encuentra en la iconografía religiosa, como vidrieras de iglesia, cuadros, y estatuas. Mientras cumplía su misión, San Nicolás siempre iba acompañado de un personaje malo, el padre Fouettard. Vestido de negro, el papel de este último era el de ir repartiendo golpes a los niños malos.

La fama de San Nicolás llegó hasta Rusia. Y a partir de ese personaje nació la figura de Papá Noel. La leyenda indica que la fiesta de San Nicolás acontece tres semanas antes de que Papá Noel ofrezca sus regalos a los niños.


Escribe un comentario