La Historia de las Fabulas

El león y el ratón

Las fábulas datan desde épocas remotas, se han encontrado rastros de ella en Mesopotamia y un hombre de letras de la antigüedad que dejó rastros del conocimiento de las fábulas fue Hesiodo, quien dejó para la posteridad la conocida Fábula del ruiseñor que data del siglo VII a.C.

En esta fábula Hesiodo nos representa el poder del fuerte sobre el débil, pero solo en cuanto el concepto de fuerza, mas no de dignidad o razón, ésta es una de las características de la injusticia que aún podemos percibir en la actualidad. Sin embargo, el representante de este género literario es Esopo de quien, como manteniendo un parangón entre su vida y la fábula, no se ha comprobado su existencia. Sin embargo en la época clásica estuvo muy presente en la educación, cuenta Platón que su maestro Sócrates lo citaba constantemente en sus magistrales intervenciones.

Uno de las fábulas de Esopo más reconocidas es la de El león y el ratón donde se relata que un león atrapa a un ratón y se dispone a comérselo, pero se apiada de éste, debido a que el pequeño ratoncito aclamaba clemencia entre llantos y gritos. Tiempo después el león cae en las redes de un cazador quedando atrapado y sin salida, en ese instante llega el pequeño ratón, al verlo en peligro recuerda que el león se había apiadado de él y es por ello que decide ayudarlo cortando con sus pequeños dientecillos la red. Está fábula nos deja como enseñanza que nuestros buenos actos siempre serán recompensados, además que nunca debemos subestimar la capacidad del que aparentemente es débil.


Escribe un comentario