La historia de la vela

Vela

La vela fue inventada a mitad del siglo XIX, a diferencia de su antecesor, la lámpara de aceite, que se remonta al menos al año 3000 antes de J. C. Su función principal es la de alumbrar. La vela también es una antigua medida que fue reemplazada por la candela (la candela es una unidad de medida utilizada para representar una cantidad de iluminación, dicho de otra forma una intensidad luminosa).

Durante siglos se utilizó junco para hacer las mechas. Se metían en grasa animal o vegetal, y el junco se ponía a endurecer un cierto tiempo. Después se utilizaba haciéndolo arder en un pebetero.

La primera etapa de una vela es la preparación de la mecha en función del calibre y de su uso. Luego se colocan las mechas en una rueda que contienen varias decenas de velas. Se bañan las mechas en un recipiente de cera y se deja espesar. Luego se vuelve a empezar, hasta obtener el grosor requerido. La forma cónica se forma por sí sola.

Cuando se enciende una vela, el aire recalentado derrite la cera. La cera fundida sube a lo largo de la mecha por acción capilar donde se vaporiza y se descompone en un gas combustible en contacto con la llama. Este gas combustible, se oxida rápidamente en el aire, manteniendo la llama que funde la cera, lo que permite que el proceso continúe.


Escribe un comentario