La Gioconda de Leonardo da Vinci

Mona_Lisa

La Gioconda es un cuadro mítico, el más célebre del mundo por el hecho de que se trata de un retrato, el rostro de una mujer y no una escena religiosa o un bodegón.

Leonardo da Vinci (1452-1519) comienza este retrato de la Mona Lisa a su vuelta de Florencia, y trabaja en él durante cuatro años, utilizando el álamo como soporte. Se lo lleva con él a Francia, bajo el reinado de Francisco I. El cuadro se expone en Gabinete del Rey en Versalles hasta 1650, y luego Napoleón lo dona al Louvre en 1805. Robado en 1911, y luego encontrado, se expuso en los Estados Unidos en 1963 y en Japón en 1974. Esta obra se convierte entonces en un verdadero objeto de culto.

El cuadro de la Gioconda contiene una gran cantidad de capas, pintado al óleo, y estas capas realzan los claro-oscuros, el “sfumato”, un procedimiento vaporoso, como el humo, una técnica muy querida por Leonardo.

Existen muchas hipótesis con relación al personaje del cuadro. Unos dicen que se trata de un hombre amigo de Leonardo, otros que de la Princesa de Este de Mantua, una cortesana de Julián de Médicis.

Normalmente, se piensa que se trata de Lisa Maria Gherardini, nacida en mayo de 1479. Se casa con el hijo de un comerciante de seda y le da tres hijos. Con ocasión de uno de estos nacimientos, su esposo Francesco del Giocondo le pide a Leonardo que le haga el retrato de su joven esposa.


Escribe un comentario