La fiesta judía de Pentecostés

Pentecostés

La fiesta de Pentecostés, aúna con diferentes motivos pero relacionados entre sí, dos de los tres grandes monoteísmos: el cristianismo y el judaísmo. La fiesta cristiana de Pentecostés está dedicada al Espíritu Santo, sin duda la más enigmática y la más difícil de definir de las personas de la Trinidad. Creyente o no, es imprescindible conocer el significado de lo más destacado de la cultura judeo-cristiana.

Si por lo general sabemos que Pentecostés es una fiesta cristiana, también se debe saber que es una especie de fiesta judía reformada por los cristianos.

Esta fiesta de Shavuot (“semanas” en hebreo) o Pentecostés (“día quincuagésimo” en griego) se produce cincuenta días después de la Pascua. En su origen fue un fiesta agrario en relación con la cosecha. En el altar se ofrece una pequeña parte de la cosecha de cebada en forma de pan (más ofrendas de animales y libaciones).

A comienzos del siglo I de nuestra era, se convirtió en una de las tres grandes peregrinaciones anuales (junto a la Pesaj y Sucot). Poco a poco los Judíos helenizados y algunos movimientos judíos se unieron a este día para conmemorar la entrega de la Ley a Moisés en el Monte Sinaí.

Es en este contexto donde la celebración de la fiesta hebrea tiene lugar el día del Pentecostés cristiano.


Escribe un comentario