La decoración floral para una boda

flores-boda

Es esencial que las flores elegidas deben ir en armonía con el tema y el marco de la boda. Estas deben combinarse bien con el color del vestido de la novia, respetando la elección de los futuros esposos.

Además, para conseguir unas bonitas fotos de recuerdo, es importante que los novios elijan correctamente las flores que se van a utilizar. De hecho, es indispensable preparar un presupuesto especial para esta parte tan importante de la decoración de una boda.

Por otro lado, la decoración floral se asocia igualmente al ojal del novio, de los testigos, del ramo, y de las flores que adornan el pelo de la novia. Pero esto no queda aquí, la decoración floral concierne también a los coches, la iglesia, las mesas del convite, y por consiguiente, se trata de un elemento que se debe tomar muy en serio.

El ramo de la novia

El ramo de la novia se compara con la corona de una reina, para decir que es un complemento esencial en una boda. Según la tradición, es el novio quien debe escoger el ramo para la novia. En todo caso, es difícil para un hombre hacer esta elección, sobretodo si no tiene ni idea de cómo será el vestido de la novia.

Por lo tanto, para evitar las malas sorpresas, es preferible acudir a un florista profesional con el fin de elegir con él las flores más adecuadas, los colores más acertados para formar un ramo, y por qué no, el resto de flores que van a formar la decoración de cada uno de los espacios de la celebración.

No olvidéis que un especialista sabe qué tipo de flores escoger en función de cada estación, además de qué color iría mejor con el tono de vuestro vestido.

Algunas personas tendrán que asumir la tarea de decorar la iglesia. Con el florista, tendrán que decidir juntos cómo estarán dispuestas las flores en los bancos de la iglesia, por ejemplo. Lo que no conviene olvidar es que las flores deben reflejar el tema de vuestra boda.


Escribe un comentario