Juana de Arco y su guerra “santa”

Ya sabes que Juana de Arco es una de las mujeres más importantes de la historia de Francia. Ella hoy en día es considerada no solo como una valiente mártir que entregó su vida por su país sino además como una santa católica pues ella aseguraba que los ángeles se comunicaban con ella y la guiaban en el camino hacia lo correcto.

Según los relatos de Juana de Arco, ella aseguró haber reconocido que las voces que escuchaba pertenecían a la mártir europea del siglo IV, Santa Catalina de Alejandría y a la venerada por los ortodoxos cristianos, la virgen Santa Margarita de Antioquia; dos de las santas más veneradas de los siglos XIV y XV. Juana de Arco también aseguró que escuchaba voces correspondientes al Arcángel San Miguel, patrono y protector de la Iglesia Católica. ¿Crees que sea cierto o es que sufría de algún problema de esquizofrenia?

El Rey Carlos VII encomendó y encargo a Juana de Arco, guiar las tropas francesas para reprimir los ataques de los ingleses en Orleáns. Cuando Juana ya se encontraba en la zona, fue guiada por las voces celestiales, y con ello alcanzaría un gran éxito en las batallas. Según historiadores, ella tenía un gran don para las estrategias de guerra aparte de ser una gran motivadora, para sus soldados el hecho de estar al lado de un personaje iluminado y elegido “divinamente”. Bajo su mandato militar, se logró derrotar a los ingleses y levantar un cerco en Orleans aparte esto sirvió para que Carlos VII fuera completamente coronado como rey de Francia.

A pesar de ya no oír voces internas y querer volver a su hogar, Juana fue requerida para distintas misiones militares, acabando capturada por los borgoñeses en 1930 y siendo enviada a Inglaterra donde fue acusada de brujería. A pesar de las adversas circunstancias, ella no cambió su versión acerca de las voces que escuchaba por lo que fue sentenciada a muerte por hoguera cuando tenía solo 19 años. Su beatificación llegaría en 1909.


Escribe un comentario