James Stewart, el héroe cotidiano de Hollywood

James Stewart

En lo que se refiere a actores clásicos, James Stewart figura por méritos propios entre los más aclamados y admirados. Nacido el 20 de mayo de 1908 en Indiana, Pensilvania (Estados Unidos), Stewart trabajó con los mejores directores de su época y fue premiado con el Oscar hasta en dos ocasiones.

James Stewart inició su carrera en el cine en 1935. Su encanto natural y lo cercanas y creíbles que resultaban sus interpretaciones le hicieron ganar popularidad rápidamente. En 1940 ganó el premio de la Academia por ‘Historias de Filadelfia’, en la que compartió pantalla con otros dos pesos pesados del Hollywood clásico, Katharine Hepburn y Cary Grant.

James Stewart trabajó en varias ocasiones a las órdenes del maestro del suspense, Alfred Hitchcock. ‘La ventana indiscreta’ (1954) y ‘Vértigo’ (1958) son consideradas obras maestras del séptimo arte. No obstante, su película más recordada es quizá ‘¡Qué bello es vivir!’ (Frank Capra, 1946). Ambientada en Navidad, su personaje era de nuevo ese héroe cotidiano cuyas exigencias interpretativas James Stewart dominaba como nadie.

Este altísimo actor (1,90 m), padre de dos hijos con su esposa Gloria, también destacó como piloto de aviones. Fue reclutado por el ejército de Estados Unidos en 1940 y durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial fue ascendido al rango de coronel, primero como instructor de vuelo y más tarde en misiones de combate en Europa. Formó parte de la Reserva de la Fuerza Aérea de Estados Unidos después de la guerra hasta que se retiró en 1959 como general de brigada.

Tras completar una carrera simplemente brillante, Stewart recibió su segundo Oscar en 1984, esta vez de tipo honorífico. Su fallecimiento se produjo en 1997 en la ciudad de Los Ángeles, California. Tenía 89 años.


Escribe un comentario