Interior de la Tierra – Corteza, manto y núcleo

Estructura interior de la Tierra

La parte marrón es la corteza, la roja el manto y la amarilla el núcleo

El estudio del interior de la Tierra es tarea de la geología. Esta ciencia ha dividido esta parte de nuestro planeta en tres grandes zonas: corteza, manto y núcleo. Veamos las principales características de cada una de ellas:

Corteza

La corteza es la capa más alta de las tres. Su espesor medio es de unos 30 kilómetros y el elemento que más abunda es el oxígeno, seguido por el silicio, el aluminio, el hierro y el calcio.

Manto

La segunda zona del interior de la Tierra es el manto terrestre, el cual supone aproximadamente el 87% del volumen total del planeta. El manto terrestre se extiende nada menos que hasta los 2.900 km de profundidad. Se divide en dos partes: el manto interno, que es sólido y elástico, y el manto externo, fluido y viscoso, aunque en la imagen lo vemos representado por una gran área de color rojo.

Núcleo

Si continuamos descendiendo hacia el centro de la Tierra nos encontraríamos con una esfera conocida como núcleo terrestre, compuesto fundamentalmente por hierro, níquel y elementos más ligeros como el azufre y el oxígeno. Su radio es mayor que el del planeta Marte y representa el 60% de la masa total (que no volumen) de la Tierra. Consta de dos partes: núcleo externo (líquido) y núcleo interno (sólido) y la presión en su interior es millones de veces superior a la que hay en la superficie del planeta. Su temperatura también sería insoportable para un ser humano, pudiendo superar los 6.700 grados centígrados.


Escribe un comentario