Impresionismo: Movimiento pictórico surgido en París

Con el nombre de impresionismo se reconoce a un movimiento pictórico surgido en París, la capital de Francia, exactamente a mediados del siglo XIX. No obstante, hasta el año 1874 obtuvo su máximo florecimiento y desarrollo.

Es importante señalar que muchos personajes conformaron parte de este movimiento. A pesar que la pintura impresionista fue la precursora, también llegó también a aplicarse en diferentes artes como en la música, literatura, entre otras.

El impresionismo se mostraba como una tendencia que rompía con las leyes del academicismo tradicional, además suprimía la perspectiva clásica de aquél entonces como la anatomía y la tendencia del claroscuro.

Vale la pena mencionar que los autores rechazaban los colores oscuros con el fin de buscar la claridad, transparencia y la luminosidad, propia del impresionismo.

¿Sabías que los artistas del impresionismo dedicaban largos periodos de tiempo para el estudio de la técnica pictórica? Sí, todos ellos consideraban de valor trascendental la plasmación de la luz puesto que creían que los objetos podían apreciarse mejor y como verdaderamente son en la medida que la luz incidía.

Otro punto importante a destacar es con respecto a la coloración de las sombras al igual que la repetición de temas con cambios de matices de iluminación.

Fue exactamente la obra del célebre pintor francés Claude Monet la que bautizó a la corriente artística como impresionismo puesto que la tituló “Impression, soleil levant” o “Impresión: sol naciente” del año 1872 y de ella derivó a impresionismo. En realidad, los pintores fueron los primeros en plasmar en sus obras la corriente que recién nacía. Luego pasó a los demás artes.


Escribe un comentario