Hermes: el Dios griego de los Viajes

En unas ocasiones pasadas hemos hablado de la mitología griega y de los dioses griegos. Sin embargo el día de hoy queremos dedicarnos a uno en específico, el Dios Hermes. ¿Alguna vez oíste hablar de él? Pues te contamos que en la Antigua Grecia se creía que se trataba del Dios de los Viajeros, y es que lo consideraban como una deidad mensajera que llevaba las noticias y que protegía los caminos, pero además también era patrono de los campesinos, de los oradores, de los comerciantes, era quien controlaba los pesos y medidas.

En realidad se trata de una deidad con características muy positivas y bueno para todos, pues a pesar de proteger a la gente de buenos actos, también protegía a quienes iban por mal camino, es decir a los ladrones y mentirosos, y es que la historia cuenta que Hermes también era un poco pillo que alguna vez en el Olimpo robó el tridente a Poseidón, dios de los mares; que también hurtó el rebaño a Apolo
Si recurrimos a la historia de la mitología, nos daremos cuenta de que Hermes fue hijo de Zeus y la diosa Maya.

Se dice además que Hermes fue la deidad creadora de la escritura, y que su apariencia física era un tanto extraña porque llevaba unas alas en los pies. Hermes siempre ha sido dibujado dentro del arte clásico como aquél dios austero que camina con sombrero y sandalias. Sin embargo también era un dios de aspecto atlético a quien se le simbolizaba con normalidad como un hombre mayor.

Vale la pena mencionar finalmente que dentro de la mitología romana se le conoció a Hermes como el dios Mercurio.


Escribe un comentario