‘Happy Meal Project’ destapa la verdad sobre la comida rápida

Happy Meal Project

El “Happy Meal Project” de Sally Davies

La artista neoyorquina, Sally Davies, con más de tres décadas de carrera a sus espaldas, lleva dos años dedicada a un proyecto que ha puesto en el punto de mira a los productos de cadenas de comida rápida como McDonald’s o Burger King. Todo comenzó en 2010, cuando compró un menú Happy Meal en uno de estos restaurantes.

Pero Davies no tenía intención de comérselo, ya que no se considera una fan del fast food, precisamente. La fotógrafa tenía en mente realizar un experimento que respaldase su idea de que estos alimentos no son buenos para nuestra salud. Para ello, ha conservado el menú durante dos años y lo ha fotografiado casi diariamente. Y el resultado es asombroso… ¡su aspecto sigue prácticamente igual que el primer día!

Lo lógico sería que la putrefacción hubiese hecho ya acto de presencia en los 730 días que han pasado desde el comienzo del proyecto, pero no ha sido así. El pan se ha secado y partido por algunas partes, pero las patatas y la carne de la hamburguesa, más allá de endurecerse y deshidratarse, no han reaccionado al paso del tiempo.

Davies, que publica las imágenes de este proyecto en sus cuentas de Facebook y Flickr, asegura que su intención es la de continuar fotografiando la hamburguesa y ver si algún día se desintegra, aunque sospecha que, visto lo visto, ese día puede no llegar nunca. ¿De qué estarán hechas? ¿Sabemos realmente lo que estamos comiendo?


Escribe un comentario