Hamlet: La gran tragedia de Shakespeare

No cabe duda que una de las obras más importante y famosas de todos los tiempos son las que escribió el inglés William Shakespeare; sin embargo si tuviéramos que definir a alguna de ellas como la mayor tragedia romántica, entonces esta sería sin duda alguna, Hamlet; y es que esta obra considerada como una de las mejores novelas teatrales de todos los tiempos, nos narra la historia de un amor prohibido, una narración llena de odios, de venganzas, de asuntos familiares que nos hacen creer por un momento, sumidos en la lectura, que aquellas tragedias griegas tienen menor contenido trágico que esta obra teatral.

La obra, quien lleva el nombre del hijo fallecido de Shakespeare, inicia sus primeras líneas contándonos acerca de la muerte de un Rey llamado Hamlet, monarca de Dinamarca, quien deja a un hijo joven, un príncipe deprimido por la ausencia de su progenitor, y abolido por la idea de que su madre, contraerá nupcias con su tío. Este hecho desata en el joven príncipe Hamlet sentimientos de odio, de furia contra su propia sangre, su tío, pues asume que él (debido a la aparición del fantasma de su padre), quien asesinó al rey.

Hamlet se anima a tender una trama a su tío, acierta con sus sospechas, y decide vengar la muerte de su padre, sin embargo ocurre una equivocación y quien paga la culpa es Polonio, padre de Ofelia, la mujer de quien está enamorado; y por tal hecho se desatará una historia llena de sangre y venganzas. No obstante, Hamlet finalmente logra su cometido y asesina a Claudio.


Escribe un comentario