La fruta durián, sabroso pero poco apetecible

Varios Durián

En las selvas tropicales del Sudeste Asiático se encuentra el árbol cuyo fruto es el más apestoso y, a la vez, el más sabroso del mundo. Se dice de él que su olor se percibe a varios kilómetros de distancia, pero que tiene un sabor tan exquisito, que vale la pena recorrer el a veces largo camino hasta encontrar un ejemplar.

La fruta durián es uno de los alimentos favoritos de los monos, y también de muchas personas que no dudan en tratar de ignorar el olor con tal de probar un bocado.

Durio, el ”progenitor” de la fruta durián

Durián

Esta fruta proviene de árboles del género botánico Durio, los cuales tienen la hoja perenne y que crecen hasta los 25 metros de altura. Las flores, que aparecen una o dos veces al año, se agrupan en grupos de entre 3 y 30. El fruto cuelga de cada rama madura, alrededor de tres meses después de la polinización.

El durián, tan rico como desagradable

La fruta durián puede tener varias formas, desde redonda hasta cuadrada según la especie del árbol, pero todas ellas pesan ente 2 y 3kg. Presenta un caparazón de color verde o café cubierto de espinas. Tiene un sabor intenso, con una textura cremosa. A pesar del olor, es una de las frutas tropicales más comercializadas. De hecho, en lugares como Bangkok se pueden ver cada día carritos en las calles con el fruto envuelto en plástico.

¿Cómo se abre el durián?

Flores del Durián

Si finalmente te decides a probarlo, necesitarás para ello un buen machete y paciencia. La cáscara es muy dura, por lo que es posible que debas darle 2 o 3 golpes para que se abra. Luego, sólo será cuestión de terminar con lo empezado, es decir, de cerrar los ojos tal y como nos hacían hacer de niños cuando íbamos a comer algo nuevo que creíamos que no nos gustaría, y llevarnos la fruta durián a la boca.

Ya nos contarás qué te ha parecido 🙂 .


Escribe un comentario