Faro de Alejandría, la Séptima Maravilla del Mundo

Faro de Alejandría

El Faro de Alejandría fue una torre construida en algún momento entre los años 290 y 247 aC en la isla de Faro, justo al lado de la ciudad costera de Alejandría, en Egipto. Su propósito era servir como punto de referencia y como faro.

Considerado la Séptima Maravilla del Mundo, el Faro de Alejandría era tan alto como un rascacielos de 40 pisos (entre 115 y 150 metros) e integraba estatuas gigantes de Tritón, el dios del mar, y quizá también de Poseidón o Zeus.

Ptolomeo I encargó su construcción, aunque murió antes de verla finalizada. Fue su hijo, Ptolomeo Filadelfio, quien supervisó la terminación. En cuanto al arquitecto, se cree que fue Sóstrato de Cnido.

El interior del Faro de Alejandría albergó muchas habitaciones con ventanas y rejillas para permitir que el viento las atravesara, así como al menos dos observatorios. Algunos textos también hablan de un enorme espejo que se utilizaba no sólo como faro, sino también como lupa para intensificar los rayos solares y prender fuego a las naves enemigas.

Pese a sufrir muchos daños y reformas, el faro se mantuvo en pie hasta el siglo XIV, cuando cayó derribado durante un gran terremoto, aunque sus ruinas permanecieron hasta 1480, año en el que muchas de sus piedras se utilizaron en la construcción de un fuerte.

Fragmentos de enormes estatuas y bloques de piedra, esfinges, columnas y obeliscos inscritos se hallaron en el fondo del mar, unas piezas que se cree formaron parte de la Séptima Maravilla del Mundo y que ahora se pueden ver en un museo de Alejandría.


Escribe un comentario