El origen de la piedra pómez

Piedra pomez

La piedra pómez procede de una roca volcánica en fusión, y se forma a alta temperatura, cerca de los 500 a 600º C. Una vez que cae en la tierra, la lava se enfría expulsando gases para conferirle muchas virtudes, cosa que hace que la piedra pómez sea porosa y que contenga muchas burbujas gracias a las cuales hacen de ella una piedra muy ligera. La densidad de esta piedra es muy baja, lo que la hace contar entre las piedras raras que pueden flotar a la superficie del agua.

La piedra pómez puede tener diferentes colores, desde el marrón, al rojo, o el blanco. A primera vista, la piedra pómez se parece a una esponja. A diferencia de esta última, es sólida y más rugosa. Desde la noche de los tiempo, esta piedra se utilizaba por sus virtudes abrasivas, pero también por sus capacidades exfoliantes.

En resumen, se trata de un auténtico complemento de belleza. La piedra pómez se utiliza en muchos campos. En un primer lugar, interviene en el campo de la construcción y se utiliza para producir hormigón ligero. La piedra pómez también es muy útil para pulir algunas superficies.


Escribe un comentario