El Museo de Van Gogh compra el óleo Knotwilg

Acuarela Knotwilg

El Museo de Van Gogh de Ámsterdam ha adquirido y develado una nueva obra del artista impresionista holandés, y es la primera adición en cinco años a su famosa colección de obras.

La obra de 1882 tiene el nombre de Knotwilg. Se trata de una acuarela muy elaborada de un sauce solitario y melancólico, inclinado sobre un estanque cerca de La Haya.

La pintura muestra el tronco del sauce sobre el agua y un camino hacia el horizonte. En él se puede distinguir también un molino de viento cerca de una terminal de trenes de Rijnspoor. El cielo se caracteriza por nubes de color grisáceo.

La acuarela se destaca por sus tonos apagados, nada que ver con los exuberantes y coloridos óleos que caracterizaron a Van Gogh.

Vale la pena señalar que la obra es de 38 por 56 centímetros y forma parte de una serie de 6 acuarelas que Van Gogh pintó en el verano de 1882.

Se cree que Van Gogh pintó la acuarela en uno de los lugares por donde paseaba, en los alrededores de su casa en esa ciudad, en la calle Schenk.

El museo adquirió la obra por un precio de 1,5 millones de euros en una subasta en Londres.

Tenemos un año para visitar esta obra en el Museo de Van Gogh de la capital holandesa, pues después de un año allí, se trasladará al Hermitage de Ámsterdam pues el Museo de Van Gogh cerrará para someterse a renovaciones.

Fuentes: El Universal, Vanguardia

Foto: Sin Mordaza


Escribe un comentario