El fin del Imperio Romano

El Coliseo de Roma

Los historiadores sitúan la fecha oficial del fin del Imperio Romano en el año 476 dC, cuando un general bárbaro llamado Odoacro se hizo con el gobierno de Italia tras destituir y desterrar al emperador Rómulo Augusto.

Este acontecimiento se produjo tras un largo período de paz conocido como la Paz romana, el cual duró cerca de 200 años. También conocida como Pax augusta, durante este período Roma cayó en un lento declive. En lugar de proteger sus fronteras, los ejércitos romanos comenzaron a luchar unos contra otros.

Eso causó mucha destrucción, ya que, además, propició la entrada de muchos invasores externos en Roma (incluidos los visigodos, los hunos, los alemanes, los persas, los eslavos y los ávaros)

A finales del siglo IV, el fin del Imperio Romano era cuestión de tiempo, ya que Roma había sido completamente invadida por estas fuerzas externas y ya ni siquiera funcionaba como un imperio. Entonces, en el año 476 dC, apareció el antes mencionado Odoacro para poner fin a la ilustre historia del Imperio romano de Occidente.


Escribe un comentario