El Código de Hammurabi

Hammurabi

Por iniciativa del rey de Babilonia Hammurabi, se construyó un monumento en basalto negro hacia el 1730 A. C. Situado en el templo de Sippar, ciudad situada en el norte de Babilonia, fue desplazado después a Irán en los años 1200 A. C., y Jacques de Morgan lo descubrió en Susa en diciembre de 1901, roto en tres pedazos. Esta estela de dos metros veinticinco de alto fue reconstruido sin dejar señales importantes de sus destrozos.

En la parte superior de la estela, la escultura representa el rey Hammurabi, de pie, con la mano derecha levantada en signo de respeto, frente al dios del sol Shamash, el rey recibiendo la investidura a través del cetro y del anillo.

De origen mesopotámica, la estela fue grabada con doscientos ochenta y dos artículos, en forma de código, con el fin de homogeneizar el reino.

Estas escrituras cuneiformes en lengua acadia, se agrupan en tres partes:

Una parte sobre la vida y el papel del rey con el precepto “hacer que el fuerte no oprima al débil”.

Una serie de leyes escritas en lenguaje sencillo para todo el pueblo las comprenda, con relación a la justicia, la sabiduría, las reglas de vida corriente de las familias, el funcionamiento económico, etc.

Un epílogo que resume la obra del rey a nivel de la justicia, así como el balance de su prestigioso reino.


Escribe un comentario