El Alfabeto Árabe (Parte 1)

Dentro de los continentes del África y Asia se puede encontrar un gran uso del denominado alfabeto árabe, el cual aunque muchos lo ignoren viene a ser el segundo más utilizado a nivel global siendo superado por el latino. Asimismo tengamos en cuenta que se trata de uno de los alfabetos que mayor historia contiene, viendo los orígenes de su forma de escritura actual en el siglo IV, siendo desde este momento denominado como nasji. Previo a ello se suele mencionar sus orígenes como una forma de comunicación propia del pueblo Nabateo, cuyo matos esplendor lo tuvo en el siglo V a.C.

Con relación a sus características, nos encontramos con el hecho que pese a contar con aproximadamente unas 28 letras, de las cuales solo unas tres juegan el rol de vocales, su escritura de tipo cursiva hace que tengamos que interpretar cada palabra más bien como un conjunto en vez de poder reconocer cada símbolo como llega suceder en el alfabeto latino. Asimismo podría resultar peculiar que las vocales cortas no llegan a presentar una expresión visual, teniendo que deducirse en cada palabra. El alfabeto árabe también suele ser reconocido como alifato, debido al nombre e su primera letra.

Es importante señalar que la escritura de tipo árabe es una escritura ligada y cursiva, y por ello la caligrafía árabe se considera un arte. Se escribe de derecha a izquierda. También vale la pena señalar que no cuentan con mayúsculas.

Entre las letras árabes encontramos a la ا, la cual recibe el nombre de ʾalif y que tiene el sonido de la a.


Escribe un comentario