¿Dónde termina el Sistema Solar?

Los confines del Sistema Solar

Para viajar a los confines del Sistema Solar, debemos abandonar la zona planetaria y alcanzar las regiones exteriores conocidas como el Cinturón de Kuiper, la Nube de Oort y, por último, la heliosfera.

El Cinturón de Kuiper

Más allá de la órbita de Plutón, existe una barrera llamada Cinturón de Kuiper. Está compuesto por millones de objetos que en su mayoría están hechos de gas congelado con pequeñas cantidades de polvo. Para que entendamos mejor su aspecto, los astrónomos a menudo los comparan con bolas de nieve sucias, aunque en ciencia se los conoce como cometas.

La Nube de Oort

Si continuásemos alejándonos de la Tierra y, por lo tanto, también del Sol, la siguiente barrera con la que toparíamos sería la Nube de Oort. Dentro de esta zona desorganizada hay millones de cometas adicionales, aunque a diferencia de lo que ocurre con el Cinturón de Kuiper, no orbitan alrededor del Sol en un anillo o cinturón, sino que zumban en direcciones al azar a velocidades extremadamente altas.

La heliosfera

La zona más alejada de los confines del Sistema Solar recibe el nombre de heliosfera, una especie de burbuja creada por la fuerza que ejercen hacia el exterior los vientos solares hasta que se empiezan a mezclar en el medio interestelar, perdiéndose con los vientos de otras estrellas.


Escribe un comentario