Darwin y El origen de las especies

Charles Darwin, el padre de la teoría de la evolución y los conceptos de la selección natural, publicó un libro llamado El origen de las especies. Se trató de una obra muy revolucionaria para su época, y que aún hoy en día se mantiene vigente.

En este libro Darwin explica que la teoría de la evolución tiene mucho que ver con el hombre, su relación con el sexo y las características de carácter animal que el ser humano aún guarda en sí.

La teoría de la evolución logró ser aceptada con gran aceptación por la comunidad científica del mundo entero, causando gran revuelo ya que cambió la percepción del origen del ser humano tal como era conocida en esos tiempos. En cambio la propuesta de la evolución a través de la selección natural (donde los organismos mejor adaptados desplazan a los menos preparados) no tuvo un gran respaldo dentro de la comunidad científica.

Con el paso del tiempo las dos teorías ganarían aceptación entre la comunidad científica siendo su estudio de carácter obligatorio para todo aquel que se encuentre buscando estudiar biología. Sus ensayos sobre la evolución causaron un gran revuelo en las religiones, ya que mostraba un punto de vista muy distinto de creación de la vida a lo que teológicamente imperaba en el siglo XIX. A pesar de todo esto, Darwin nunca se consideró como un ateo.

Charles Darwin nunca dejó espacios vacíos a la hora de realizar sus estudios, para entrar más a fondo en los temas que buscaba plantear realizó viajes a las selvas tropicales de Sudamérica (tanto del lado pacífico como Atlántico), el continente oceánico y muchos otros destinos muy lejanos a su natal Inglaterra.


Escribe un comentario