Darwin: Entre las teorías de la evolución y la selección natural

Nacido el 12 de febrero de 1809 en Inglaterra, Charles Robert Darwin aún hoy en día, sigue siendo uno de los personajes más ilustres de la historia, uno de los científicos más destacados (por no decir el más) del estudio de la naturaleza y biología. Darwin se consagró como un personaje célebre gracias a su estudio, el cual señalaba que cada una de las especies de seres vivos existentes viene de una extensa evolución que se inician en un antepasado común.

Charles Darwin inició sus estudios sobre los seres vivos a través de los invertebrados marinos en la Universidad de Edimburgo (desde entonces una de las mejores universidades del Reino Unido), para luego entrar de lleno en el estudio de ciencias naturales al ingresar en la prestigiosa Universidad de Cambridge, el segundo centro de estudios más antiguo de la lengua inglesa.

Ya en el año 1858, Darwin se encontraría escribiendo su teoría de la evolución y la selección natural, teniendo inspiración en los textos de Malthus, y un gran apoyo por parte del naturista también británico Alfred Russel Wallace, quien a través de sus viajes por el mundo, comprobó que también contaba con las mismas ideas de Darwin. Estas ideas que proponen que la especie más fuerte es la que tiende a predominar y por ende evolucionar, fueron aceptadas en su mayoría por los científicos de la época y de hecho cambió radicalmente el pensamiento que se tenía en dicha época.

Ya finalizada su obra en el año 1859 llevaría como nombre “El Origen de las Especies” donde destacaba que la gran diversidad de especies que conocemos hoy en día son producto de una modificación continua y lenta que se van acumulando por la evolución.


Escribe un comentario