¿Cuál es la historia de la Matrioshka, las muñecas rusas?

matriochkas

Si se piensa en Rusia y en su cultura, ¿qué te imaginas? Se pueden decir muchas cosas: vodka, frío, Dostoievski y la Matrioshka, las muñecas rusas tradicionales de madera con varias figuras en su interior, es decir, las mismas muñecas de diferentes tamaños que se meten las unas dentro de las otras. Veamos en detalle el origen de las famosas muñecas rusas.

Aparentemente la Matriochka son originarias de Japón y no fue hasta finales del siglo XIX (alrededor de 1890) cuando llegaron a Siberia. Hay diferentes teorías sobre cómo llegaron a Rusia: se dice que durante una exposición de arte japonés, el dueño de una tienda de juguetes los adaptó a la cultura rusa. La verdad es que no está claro si las muñecas nacieron en Rusia. Quizás fueron importadas de Japón y posteriormente transformadas.

Se dice que a finales del siglo XIX, uno de los nombres más comunes para las chicas rusas era el “Matriona”, y con el fin de adaptar estas muñecas a la cultura y los hábitos de Rusia, a las muñecas se les dio el nombre de “Matrioshka”.

La matriochka simbolizan la maternidad y la fertilidad. El hecho de que las muñecas se coloquen dentro de la más grande, simboliza que la madre da a luz a una niña, la niña da a luz a otra niña, y así sucesivamente. Estas muñecas también sugieren la idea de riqueza y de vida eterna, y esas muñecas rusas siempre han transmitido un mensaje sencillo y eterno acerca de la amistad y del amor.

Estas muñecas rusas comenzaron siendo un objeto de artesanía, y en la época soviética (especialmente de la perestroika) comenzaron a producirse en serie con el fin de difundirlas en Occidente. Hoy en día se consideran juguetes hechos a mano, y algunos son auténticas obras de arte.


Escribe un comentario