Cosmovisión del mundo precolombino

Las culturas precolombinas del continente americano fueron sin duda grandes y desarrolladas civilizaciones. Estos pueblos donde destacan los mayas, aztecas, incas, nazca y demás culturas tenían una cosmovisión particular que transmitieron a sus generaciones y que hasta hoy en día es seguida por muchas etnias autóctonas de países como México, Guatemala y Perú.

Estos pueblos se relacionaron mucho con la agricultura y por ende con el estudio de los cielos pues creían que tenían una fuerte relación de causa-efecto. Como bien sabes, sus dioses eran en parte seres terrenales (La Tierra, el Agua, etc) y celestiales (El Sol, la luna y las estrellas).

Los mayas por su parte desarrollaron un calendario particular y construyeron sus templos en base a posiciones estratégicas que estén en perfecta armonía con el cosmos. Tal es el caso de la Pirámide de Chichén Itzá en México.

Si nos trasladamos al Perú notaremos que los Incas también realizaron el mismo sistema y que por ejemplo la mística ciudadela de Machu Picchu en el Cuzco, considerada al igual que Chichén Itzá, como una de las nuevas maravillas del mundo moderno, está construida en base a planos astronómicos. Se dice pues que estos sitios sagrados están cargados de una energía especial gracias a la influencia de cuerpos celestes.

En la costa peruana, precisamente en Nazca, al sur de Lima encontramos un enorme calendario agrícola llamado Las Líneas de Nazca, realizado por la cultura que lleva el mismo nombre que la localidad. Se trata pues de imágenes antropomorfas gigantes que corresponden a un estudio detallado del cielo, y que servía para saber cuáles iban a ser las mejores épocas para sembrar y cosechar.


Escribe un comentario