Consejos para lavar una gorra

Gorra

La primera cosa que se debe hacer antes de lavar una gorra es buscar si tiene una etiqueta con las indicaciones de lavado. De esta forma sabréis cómo mantener la gorra en perfecto estado.

Si se ha cortado la etiqueta y que no sabéis cómo lavar la gorra, sugerimos no hacerlo en lavadora, sobre todo si se trata de una nueva, o si tiene mucho valor para vosotros.

Si la gorra está manchada y queréis eliminarlas, se puede intentar hacerlo con una mezcla de agua, de detergente y de amoniaco. Con ayuda de un cepillo de dientes, se debe frotar la mancha y dejar secar la gorra a la sombra. Es muy importante no poner la gorra al sol porque corre el riesgo de que queden marcas.

También podéis lavar la gorra a mano para una limpieza completa, se recomienda hacerlo con agua fría sobre todo si esta presenta colores, para evitar que se destiña o se estreche. Se llena un recipiente con agua y se añade jabón especial para ropa a mano delicada.

Se deja la gorra metida en el agua y será seguramente necesario frotar el tejido a nivel de la visera o sobre los lados para quitar las marcas del sudor.

Se enjuaga la gorra con agua para quitar cualquier resto de detergente hasta que el agua corra limpia y sin espuma. Conviene prestar atención a la visera. No se debe escurrir porque se podría deformar.

Para secar la gorra, lo mejor es ponerla sobre una toalla o un paño para evitar cualquier deformación. A pesar de que puede llevar más tiempo, sugerimos dejar la gorra a la sombra para que el sol no la dañe. Si se trata de una gorra vieja se puede meter directamente en la lavadora, pero puede terminar deformándose o destiñéndose.


Escribe un comentario