Consejos para escribir un poema

poema

Es esencial leer para aprender a escribir un poema, independientemente del género literario que se desee aprender. La lectura permite ampliar el vocabulario, desarrollar la imaginación, el sentido crítico y la creatividad. En este caso, se recomienda leer un poco de poesía para sumergirse en el género y conocer su evolución.

Hay que concentrarse en un sentimiento, aquel que se desea expresar, el amor, los celos, el odio, el miedo. Se deja germinar en vuestro interior, hay que sentirlo, dejar que se ampare de vosotros, y luego pensar a todo lo que os ha ocurrido, y como os habéis sentido, lo que os ha sugerido.

Cuando sientas ganas, se debe tomar un papel y un lápiz y escribir todo aquello que os ha inspirado este sentimiento en el que os queréis concentrar. Se escribe sin miedo y desvelando todo lo que se ha experimentado. Conviene mantenerse fiel a la experiencia vivida.

A veces, los sentimientos no pueden expresarse con palabras. Si estáis en una situación en la que no sabéis cómo llamar a una de vuestras experiencias, se puede comparar con algo que os venga a la cabeza, y dejar que la imaginación haga el resto del trabajo.

Una vez que el poema está escrito, conviene leerlo en voz alta, así se puede ver si hay algo que no os gusta o que no deseáis que aparezca en el texto. Al releer el poema se mejora, y cuando pensáis que está acabado, no conviene tocarlo más.

Si durante la escritura os bloqueáis o no sabéis cómo continuar, conviene dejar de escribir. Se conserva lo que se ha escrito y no se vuelve a pensar en ello. El texto o el poema se vuelve a retomar cuando la inspección y las ganas vuelvan. En el mundo del arte, es necesario trabajar varias veces una obra hasta obtener el resultado esperado.


Escribe un comentario