¿Cómo tratar las verrugas de la espalda?

espalda

Una verruga nunca debe cortarse ni explotarla, puede ser muy malo para la salud. Hoy vamos a describir muchos métodos para eliminar definitivamente estas verrugas, pero se debe tener en cuenta que el método definitivo es quemarla, cortarla o utilizar el láser. Estos tratamientos son los más fuertes pero pueden dejar cicatrices. Por esta razón el consejo más importante es hablarlo primero con el médico.

Uno de los remedios naturales más sencillos para quitar las verrugas de la espalda consiste en poner un poco de leche de higo fresco. Para ello, hay que extraer la leche del higo y aplicarla sobre la verruga, luego se cubre con una gasa y se mantiene 8 horas. Al día siguiente, se realiza el mismo procedimiento y esto durante 8 días.

El zumo de limón también es eficaz para eliminar este tipo de verrugas sobre la espalda. Se aplica el zumo de limón directamente sobre la zona afectada por la mañana y por la noche.

Un nuevo método natural muy utilizado en ciertos casos consiste en poner una venda sobre la verruga. Se coloca la venda sobre la verruga durante al menos una semana y luego se retira. Esta operación debe hacerse más de una vez hasta que la verruga caiga completamente. No olvidéis que para realizar esta operación se debe colocar un esparadrapo hipoalergénico.

Otra posibilidad es hacer una pomada casera preparada con bicarbonato de sosa y aceite de ricino. Se aplica dos veces al día sobre la zona afectada y se cubre con una gasa.

El tratamiento médico puede ayudar no sólo a eliminar la verruga sino a reducir el riesgo de que éstas se propaguen a otras zonas del cuerpo o a otras personas. Los principios médicos que funcionan para quitar las verrugas y que no maltratan la piel tienen como principio activo la vitamina E.

La forma más corriente de quitar una verruga de la espalda es aplicando ácido salicílico sobre las partes como las manos, los pies o las rodillas. Conviene aplicar el ácido todos los días durante muchas semanas. Luego se toma un baño o una ducha, se seca la piel ligeramente, dando suaves golpecitos con una toalla. Luego se aplica el ácido salicílico sobre las verrugas. Al día siguiente, antes de darse una ducha o un baño, se utiliza una lima de cartón o una piedra pómez para limar la superficie muerta de las verrugas.


Escribe un comentario