Cómo se forman los tornados (parte II)

Reproducción de un tornado en la película 'En el ojo de la tormenta'

Clasificación de los tornados

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) clasifica los tornados en tres tipos diferentes: débil, fuerte y violento (NOAA, 2012). También utilizan una escala para evaluar el daño de un tornado. La escala va de 0 a 5; 0 es el más débil, y 5 es el más fuerte.

Los tornados débiles tienen velocidades de viento de menos de 177 km/h y duran unos 10 minutos. Los tornados fuertes tienen vientos de entre 177 y 330 km/h y duran unos 20 minutos o más. Y los tornados violentos tienen vientos de más de 330 km/h y duran una hora o más.

Zonas proclives

A pesar de que existen zonas de la Tierra más proclives que otras, la formación de un tornado se puede producir en cualquier lugar. Se han visto tornados en todos los continentes, salvo en la Antártida.

El centro de Estados Unidos es una de esas zonas del planeta proclive a los tornados a las que hacíamos referencia antes. Esto se debe a que no hay grandes cadenas montañosas que bloqueen el aire cálido y húmedo desde el sur y el aire fresco y seco desde el norte. Cuando estas dos masas chocan, se producen las condiciones perfectas para que aparezcan tormentas con tornados.


Escribe un comentario