Cómo se desarrolla la ceremonia del bautismo cristiano

bautismo

El bautismo cristiano es una ceremonia de celebración en la que se vierte agua sobre un bebé con la finalidad de invocar a la Santa Trinidad: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. El bautismo hace que aquel que lo reciba participe de la muerte y de la resurrección de Jesucristo, formando parte de la Iglesia como miembro vivo del cuerpo místico de Jesús. En función de la iglesia en la que se celebre el bautismo, el orden o la extensión de la celebración puede variar un poco, pero por lo general, dura habitualmente una hora, y comporta diversas etapas.

En primer lugar, el sacerdote desea la bienvenida o acoge a los padres y a los padrinos del bebé, pronuncia algunas palabras y pregunta el nombre con el que va a ser bautizado. Los padres deben admitir que desean bautizar a su hijo y que lo van a educar en la fe. Además los padrinos deben confirmar que ayudarán a los padres en esta tarea.

Después la ceremonia del bautismo cristiano continúa con el sacerdote que hace el signo de la cruz sobre el bebé y le desea la bienvenida en la comunidad cristiana. Los padres y los padrinos deben hacer lo mismo.

La etapa siguiente es la liturgia de la Palabra, donde el sacerdote proclama la palabra de Dios mientras que los que asisten escuchan con atención.

Después viene la etapa de la celebración del sacramento del bautismo, que comienza con las siguientes fases: letanía de los santos, oración de exorcismo, unión antes del bautismo, bendición e invocación de Dios sobre el agua, renuncias y profesión de fe, bautismo, unción con el Santo crisma, imposición de la vestidura blanca, entrega del cirio.

Finalmente, todos los asistentes rezan el padrenuestro y el sacerdote bendice a la asamblea.


Escribe un comentario