Cómo hacer zumo de granada

Granada

La granada tiene muchos beneficios para la salud. Muchos estudios han demostrado que se trata de una excelente fuente natural de antioxidantes. Ayuda a reducir el riesgo de sufrir patologías ocasionadas por el envejecimiento celular y también otras patologías como el cáncer. Por esta razón, incluir esta fruta en la alimentación diaria es una buena idea y si además de tomarla de forma natural se puede saber cómo hacer un zumo de granada, conviene entonces seguir esta receta.

Sus propiedades antioxidantes ayudan a prevenir enfermedades, frenando la acción de los radicales libres en el organismo y reduciendo las tasas de colesterol malo. Es bueno para la circulación, reduce el riesgo de crisis cardiacas, mejora la circulación sanguínea y mantiene las arterias protegidas de la acumulación de grasa. Es diurético y purificador, ayuda a eliminar toxinas y líquidos del cuerpo. Es un buen complemento para las dietas de adelgazamiento.

La granada se pela como el resto de frutas, los granos del interior representan la parte comestible. La primera etapa para hacer el zumo es retirar los granos correctamente. Para ello, se empieza por cortar la granada en dos con un cuchillo afilado.

Después se toma un recipiente y una cuchara de madera o cualquier utensilio de cocina que sirva para golpear el envoltorio de la granada y así extraer sus granos. Para ello, se toma la granada con una mano, colocándola por encima del recipiente, y con la otra mano se toma la cuchara de madera. Se golpea con firmeza el fruto hasta que todos los granos de la granada caigan.

Algunos granos permanecen pegados, se retiran con ayuda de una cuchara y se ponen en el recipiente con el resto. Ahora basta con verter los granos y batirlos durante algunos minutos hasta obtener el zumo de granada. Si queréis que el líquido tenga una textura más lisa y suave, se filtra con un colador y ya está listo.

Una vez que el jugo de granada está preparado, se puede añadir un poco de azúcar, si se desea endulzarlo, y se sirve con hielo y una rodaja de limón en función de los gustos.


Escribe un comentario