¿Cómo hacer jabón con aceite usado?

jabones

Llega un momento en que no se puede volver a utilizar el aceite de cocina para freír alimentos y se termina por tirarlo. En el mejor de los casos, se pone en un punto de recogida de aceites usados ​​donde será llevado al lugar adecuado para reciclar y hacer combustible biodiesel y, en el peor de los casos, se tira por el fregadero, con todos los inconvenientes que ello implica. Pero hay otra alternativa para aprovechar el aceite de cocina: hacer jabón, una técnica que da muy buenos resultados.

Material necesario

  • Un litro de aceite de freír usado
  • Un litro de agua (si es de lluvia, incluso mejor)
  • 160 g de sosa cáustica al 90%
  • 20-40 ml de aceite esencial (opcional)
  • Guantes
  • Protección para los ojos
  • Utensilios para revolver la mezcla
  • Un recipiente en el que mezclar los ingredientes
  • Un molde

Medidas de protección

Antes de empezar, tendrás que usar guantes para que la sosa cáustica produzca daños en la piel y si te encuentras en un espacio cerrado, se recomienda el uso de gafas de protección para que los vapores desprendidos no irriten los ojos.

Preparación

1. Colocar el agua en un recipiente de plástico o de acero inoxidable.

2. Añadir la sosa cáustica y remover suavemente hasta que se disuelva en el agua. Se debe tener mucho cuidado ya que la temperatura aumente a casi 80° C y el vapor emerge, este no debe ser inhalado, ya que es tóxico.

3. Dejar reposar y enfriar hasta los 35º C y si se desea agregar una fragancia de un aceite esencial, es el momento para hacerlo.

4. Verter lentamente el aceite en el agua con sosa y mover la mezcla constantemente siempre en la misma dirección (de modo que no se corte) durante unos 30 ó 40 minutos hasta que la mezcla comience a espesar durante el proceso de saponificación.

5. Cuando la mezcla tenga una textura similar a una pasta, se vierte en los moldes.

6. Dejar secar el jabón durante unos 30 días.


Escribe un comentario