¿Cómo funciona el Reiki?

Reiki

La energía del Reiki no está dirigida por el Espíritu, pero implica un conocimiento. Algunos la definen como una fuerza de vida guiada por la sabiduría del universo, e identifican a esta sabiduría con la esencia divina.

Los Maestros de Reiki creen que la base de esta forma de curación es el amor. Igualmente, alrededor de cada uno, existe un campo eléctrico que se llama “aura”, el universo posee igualmente un aura de varias capas, y una de ellas recibe el nombre de amor universal incondicional. Por esta razón el Reiki puede ser identificado con el amor absoluto que emana de la divinidad.

Con el Reiki, no es necesario manipular la energía, ni concentrarse sobre ella. Tampoco consiste en eliminar la que posee el receptor, ni en aportarle la propia energía, se trata únicamente de que esta fuerza actúe a través de nosotros, convertidos en canales de su poder curativo.

Los maestros aseguran que el Reiki es sabio y que se dirige allí donde es necesario. Si falta equilibrio y armonía en una zona determinada, el Reiki lo detecta y actúa en consecuencia. Por esta razón, se dice que el Reiki da aquello que es necesario, y no lo que se le pide. Muchas personas que se han beneficiado cuentan que el Reiki apareció en sus vidas en el momento preciso, ni antes ni después, aunque esto lo haya comprendido más tarde.


Escribe un comentario