Cómo esterilizar la tetina del bebé

Tetina

La tetina es uno de los mejores amigos del bebé durante los primeros meses de su vida, por eso es importante preservar su higiene, con el fin de evitar contaminarlo con bacterias y enfermedades virales. Antes de su primer uso y si se han caído al suelo, es necesario limpiarla bien, por esta razón ofrecemos las claves para saber cómo esterilizar la tetina del bebé.

Cuando está nueva se debe esterilizar a fondo antes de su primer uso, lo más recomendables y meterla en agua hirviendo durante cinco minutos.

Si se piensa que este proceso puede estropear la tetina se puede esterilizar en frío metiéndola en una sustancia recomendada en el manual de instrucciones, a la vez segura y no tóxica para el bebé.

Es importante lavarla con frecuencia con agua y jabón, preferentemente antibacteriano, pero neutro, evitando los detergentes o productos químicos fuertes puesto que este objeto irá a la boca del bebé.

Si el bebé no la utiliza inmediatamente después de la esterilización, se debe guardar en un recipiente bien cerrado en un lugar seco y alejado de cualquier tipo de humedad para mantenerla sana.

Normalmente, los padres tienen dos o tres tetinas para el bebé, y así ir alternándolas. Siempre es una buena opción, pero hay que fijarse en la fecha en la que se han comprado para evaluar el uso hecho por el bebé, pues tras dos meses, hay que reemplazarlas y comprar unas nuevas.


Escribe un comentario