¿Cómo están fabricados los imanes?

Iman

Los pequeños imanes pueden ser creados frotando sus extremidades sobre una barra imantada, pero un efecto más uniforme se obtiene utilizando un electroimán potente en forma de herradura. Los imanes de gran tamaño son creados enrollándolos alrededor de un conducto, a través del cual pasa una corriente alta durante algunos segundos.

Los imanes en forma de herradura duran más tiempo que los imanes rectos. Esto es debido al hecho de que sus polos se encuentran cerca el uno del otro y que las líneas de fuerza pasan directamente a través de una pequeña capa de aire sin atravesar el metal, lo que les hace perder su magnetismo más rápidamente.

Los grandes imanes están fabricados acoplando pequeñas láminas que han sido magnetizadas de forma separada para hacer que el magnetismo se reparta de forma uniforme sobre todo el material.

La magnetita, cuyo nombre viene de Magnesia, una antigua ciudad de Asia Menor, es un imán natural. Pero si se frota la magnetita contra una barra de acero en la misma dirección, la barra se convierte en un imán artificial. La zona donde el imán hace sentir su influencia se llama campo magnético.

La explicación física del funcionamiento de los imanes es que cada átomo de hierro es un imán. En efecto, se ha demostrado que existe sobre este elemento pequeñas zonas donde todos los peques átomos imantados están ordenados.


Escribe un comentario