¿Cómo cuidar un cactus?

Cactus

La evolución del cactus es el fruto de una lucha eterna contra la pérdida de humedad. A lo largo de este proceso, han perdido sus hojas, dejando el trabajo de fotosíntesis a los tallos. También han acumulado grandes cantidades de agua en sus tejidos. Unas estructuras llamadas areolas se han desarrollado. Éstas reemplazan a los brotes y están en el origen de la formación de las espinas, de los nuevos tallos y de las flores. Como viven bajo temperaturas extremas, los cactus efectúan el intercambio de gases durante la noche. Cuando dormimos, consumen el CO2, al contrario de otras plantas.

El cactus resiste bien la sequedad, pero, como todas las plantas, necesita agua para vivir. Es importante que la tierra no esté seca, ni demasiado mojada, o mal drenada, porque provoca la aparición de hongos y hace que muera la planta. De hecho, cuando se cuida un cactus, uno de los mayores errores es regarla mucho.

El regado depende de muchos factores, la exposición, la estación, el tipo de tierra, la meteorología, el tipo de maceta, si se trata de un cactus de maceta o de tierra, si está en exterior o no. En un lugar caliente y seco, un cactus en una maceta expuesta hacia el sur tendrá que ser regado con más frecuencia, en la misma estación, que un cactus plantado a la sombra, en el mismo suelo, y en una zona más templada y lluviosa.

Durante el verano, se riega el cactus cada 10 días. En la primavera y en otoño, el riego debe ser más espaciado. Durante el período frío del invierno, el cactus no tendrá necesidad de ser regado. Sin embargo, si el cactus permanece en el interior y que se calienta la casa, se debe seguir regando de vez en cuando durante el invierno.

Por lo general, la mayoría de los cactus del desierto prefieren estar expuestos a pleno sol. Los cactus recientemente plantados o que han pasado una estación en el interior requieren una colocación en un lugar de mayor sombra durante el periodo de adaptación.

En la casa, los cactus necesitan mucha luz. La falta de luz provoca el estiramiento del cactus. Es decir que el cactus se estira para buscar la fuente de luz, lo que fragiliza sus raíces. Por consiguiente, se tienen que colocar cerca de las ventanas o de otra fuente de luz artificial.


Escribe un comentario