¿Cómo ahorrar en el supermercado?

supermercado

Es fácil ahorrar en el supermercado si se siguen algunas reglas sencillas. Porque si no se tiene cuidado, se termina por gastar más de lo que se pensaba en un principio, y sin saber muy bien porqué. Por eso os invitamos a seguir estos consejos para poder economizar al máximo a la hora de hacer la compra en el supermercado.

No comprar platos preparados. Esta es una opción muy práctica si falta tiempo o si no tenéis ganas de cocinar, pero el precio es muy superior al de los productos frescos.

Cocinar grandes cantidades que se pueden conservar en fiambreras y luego congelarlas para más adelante. De esta forma se economiza mucho más, porque se ahorra en electricidad o en gas cocinando una sola vez.

Preparar una lista de la compra y evitar las compras compulsivas. Preguntarse primero si se tiene necesidad de un producto antes de meterlo en el carro.

Mirar bien cuando se busca un producto cualquiera en el supermercado. No es casualidad que los productos más caros estén colocados normalmente a la altura de los ojos, mientras que los menos caros sean menos visibles.

Conviene​ evitar hacer la compra a la hora de la comida, o de la cena, porque terminaréis comprando de forma inconsciente más comida si se tiene hambre.

Cuidado con las ofertas del día, y calcular si es realmente rentable cambiar de marca.

Cuidado con las ofertas trampa. Conviene fijarse en la fecha de caducidad de los productos en promoción, calcular la cantidad exacta de producto que se compra y estimar si realmente eso ayuda a ahorrar.

Cuando se compra carne, es preferible tomar un trozo entero y luego cortarlo en casa, en vez de comprar bandejas preparadas, o carne picada. Intentar comer más sano, un régimen con menos carne y más verduras no sólo es más equilibrado, sino también es más económico.


Escribe un comentario