Así funciona el aparato respiratorio

El aparato respiratorio

El trabajo del aparato respiratorio es muy sencillo: llevar oxígeno al cuerpo y eliminar el dióxido de carbono, aunque por otro lado, se trata de algo fundamental, ya que el cuerpo necesita para sobrevivir el oxígeno que este le brinda.

Y es que sin el oxígeno, las células no podrían realizar las funciones de la vida. A medida que el cuerpo utiliza el oxígeno, las células producen otro gas llamado dióxido de carbono. El exceso de dióxido de carbono puede ser tóxico, incluso mortal. Por esta razón, es importante que el cuerpo posea un mecanismo para deshacerse de él.

Los órganos del aparato respiratorio

Los principales órganos del sistema respiratorio son los pulmones. En su forma más simple, los pulmones son son más que sacos. Cuando inspiramos, llenamos estos sacos de aire rico en oxígeno fresco. El corazón bombea sangre a las paredes de los pulmones donde se absorbe oxígeno y libera dióxido de carbono.

El funcionamiento

Al exhalar, soltamos el aire rico en dióxido de carbono al espacio que nos rodea. Con cada respiración, tomamos oxígeno y expulsamos dióxido de carbono. La sangre regresa de los pulmones de nuevo hasta el corazón, desde donde es bombeada al resto del cuerpo, transportando oxígeno con ella.


Escribe un comentario