Arte Rococó: Pomposidad y elegancia

El Estilo Rococó fue un movimiento artístico europeo que tuvo como cuna de nacimiento a Francia. Este estilo del siglo XVIII, caracterizado por sus colores luminosos, suaves y claros, que van más allá de los diseños sin movimiento. El estilo rococó se inspiraba en las formas de la naturaleza en la mitología, y se destacaba por usar la belleza de los cuerpos desnudos, complementándolo con temas galantes y amorosos.

Como dato adicional te comentamos que este estilo nació durante los reinados de los monarcas Luis XV y Luis XVI, quienes decoraron sus palacios con el sofisticado, recargado y pomposo mobiliario de este estilo particular.

Hablar del estilo Rococó es incluir al tema mundano. Por ejemplo dentro de sus pinturas podemos notar que se excluían los temas religiosos, e ingresaban más en temas de la vida diaria y de relaciones humanas, buscando reflejar detalles mas refinados, exóticos y sensuales.

El Estilo Rococó, no solo se expandió a lo largo de Francia sino que viajo a otros destinos como Italia y España, para luego convertirse también en un clásico estilo de la Iglesia Católica. Pues bien, debes saber que el estilo rococó no solo se dedicó a la pintura sino también a otras artes como la arquitectura, la escultura, la música, y la decoración.

Conozcamos ahora a sus máximos representantes. Uno de ellos fue el inglés Thomas Johnson, un destacado escultor y proyectistas de muebles. Este artista se destacó en Londres durante los años 1750 y 1760. Entre sus piezas podemos encontrar espejos, mesas, entre otros muebles extravagantes que hasta pueden llegar al absurdo del diseño.


Escribe un comentario