Antigua Grecia – La religión griega

Dios griego Zeus

El actor Liam Neeson interpretó al dios principal de los griegos, Zeus, en la película ‘Furia de Titanes’

La religión griega era distinta a todas las que habían existido hasta entonces. Muchas de las civilizaciones anteriores creían en dioses terribles que a menudo tomaban la forma de animales, monstruos y bestias. Estas personas pensaban que el único propósito de la humanidad era servir y complacer a los dioses.

En cambio, la visión que desarrollaron de la religión los griegos era que existía una asociación entre dioses y hombres, y, lo más importante, que ambos existían para servir al otro. Los dioses de la religión griega tenían tanto forma como emociones humanas, incluidos los celos, el amor y el odio. Hasta se casaban, tenían familias y cometían asesinatos. La única diferencia entre los hombres y los dioses era que estos últimos tenían poderes y la humanidad, no.

Al ser una religión politeísta, es decir, creían en muchos dioses, cada ciudad-estado griega seleccionaba un dios como su protector, el cual era adorado para que su buen favor cayera sobre el pueblo de esa región. Sin embargo, todos los ciudadanos de la Antigua Grecia adoraban también al dios principal, Zeus, además de al protector de sus respectivas ciudades.

Según la religión griega, los doce dioses más importantes y poderosos vivían en la cima de una montaña al norte de Grecia, conocida como el Monte Olimpo. Las personas creían que los dioses gobernaban y controlaban todos los aspectos del mundo natural y de las vidas de las personas individuales desde esa montaña sagrada.


Escribe un comentario