Alimentos Marinos ¿Son buenos para la salud?

La naturaleza nos ha brindado una variedad de alimentos naturales para consumir que nos ayudan a mantener nuestro cuerpo sano y en forma, manteniéndolo muchas veces libre de enfermedades. Sin duda alguna, uno de los alimentos más beneficiosos para el cuerpo humano son los frutos del mar, que son bastante nutritivos y de gran calidad, además de sabrosos.

Uno de los alimentos más comunes que pueden comer tanto carnívoros como vegetarianos son los pescados. Los hay de todos los sabores, formas, colores y sabores. Estos animales son excelentes para la salud pues sus carnes son tienen características bajas en grasa, además de poseer contenidos nutritivos como buenos ácidos grasos y Omega 3 que nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Ahora bien, no solo los peces son comestibles. También vale la pena destacar a los moluscos que son unos invertebrados de exquisito sabor y por ello se utilizan en las cocinas más gourmet del mundo. Entre ellos podemos encontrar a las conchas, a las almejas, a las ostras, a los calamares, a los pulpos y a los caracoles. Es importante mencionar que los moluscos también son alimentos bajos en grasa y calorías, contrariamente a lo que la mayoría de personas cree. Asimismo tienen un alto valor proteico comparable con carnes como la de pollo, res o cerdo. Además a diferencia de otras comidas, los moluscos nos ofrecen alto contenido mineral como yodo, sodio, y fósforo y por su fuera poco también contienen vitaminas. Si te animas a pescar tus propios moluscos, es importante saber que en algunas regiones se ha restringido su pesca; incluso están establecidas según prohibiciones absolutas mediante normas legales, así que será mejor comprarlos en el mercado.


Un comentario

  1.   shehcito dijo

    es provechoso alimentarse con mariscos y peces , pues tienen aceites que valores bajos en colesterol y muchas vitaminas necesarias para el buen funcionamiento del organismo, si los paises miraran al oceano en su gran riqueza , se paliaria muvcho el hambre del mundo

Escribe un comentario