Alejandro Magno, un conquistador de leyenda

Alejandro Magno

Colin Farrell le dio vida en la película de 2004, ‘Alejandro Magno’

Cuando era niño, el príncipe macedonio Alejandro (todavía no se había ganado el apelativo de Alejandro Magno) tuvo de maestro a Aristóteles. Este filósofo de la Antigua Grecia dio clases a Alejandro sobre política, guerra y pensamiento crítico. Más tarde, a la edad de 16 años, Alejandro fue nombrado capitán del ejército macedonio, donde se ganó el respeto de sus soldados gracias a sus estrategias militares y su valentía en el campo de batalla.

Cuando Alejandro tenía 20 años de edad, su padre, Filipo II de Macedonia, fue asesinado. La muerte de su padre convirtió a Alejandro en el rey de Macedonia. El nuevo rey dio la capitalidad del reino a la ciudad de Babilonia, una antigua ciudad de la Baja Mesopotamia.

Dado que de niño estuvo bajo la tutela de Aristóteles, Alejandro admiraba a los griegos. Pensaba que su cultura era refinada y que tenía muchas cosas que ofrecer, aunque también veía muchas cosas dignas de mención en la cultura persa, por lo que decidió conquistar Grecia y Persia para unirlas en un imperio que rivalizaría con cualquier otro en cualquier otra parte del mundo.

Durante los siguientes 13 años, Alejandro, ya conocido como Alejandro Magno, marchó con sus tropas de batalla en batalla, conquistando más y más territorio, construyendo un gran imperio. Sin embargo, a la edad de 33 años, Alejandro contrajo una fiebre que le arrebató rápidamente la vida. Tras ello, tres de sus generales dividieron el imperio y sus descendientes los gobernaron como tres territorios independientes.


Escribe un comentario