¿Qué son los cuadriláteros? (Parte 2)

Seguimos conociendo a los cuadriláteros. En esta ocasión empezaremos hablando de Paralelogramos oblicuángulos. Entre ellos encontramos al rombo, una figura de 4 lados de igual longitud, la cual cuenta con ángulos interiores opuestos iguales, diagonales perpendiculares entre si y cada una de ellas divide a la otra en partes iguales.

También debemos señalar a los romboides o paralelogramo no rectangular, una figura que no tiene ni sus ángulos ni sus lados iguales. Es importante señalar que tienen 2 pares de lados iguales y paralelos entre sí y que sus ángulos opuestos son iguales. También debemos señalar que los ángulos contiguos son suplementarios, que sus diagonales no son perpendiculares entre sí, y tampoco iguales.

Es hora de hablar de los trapecios, cuadriláteros que cuentan con dos lados paralelos y otros dos que no lo son. Es importante señalar que los lados paralelos forman la base del trapecio y la distancia forma la altura.

Existen varios tipos de trapecios, por ejemplo, los trapecios rectángulo son aquellos que tiene un lado perpendicular a sus bases. Además es importante señalar que cuentan con dos ángulos internos rectos, uno agudo y otro obtuso.

Los trapecios isósceles son aquellos que tienen los lados no paralelos, de igual medida. Además cuentan con dos ángulos internos agudos y dos obtusos, que son iguales entre sí.

Los trapecios escalenos son aquellos que no son ni isósceles ni rectángulos. Es importante señalar que sus cuatro ángulos internos poseen diferentes medidas.

Finalmente nos queda habar de los trapezoides que son polígonos cuadriláteros los cuales no tienen ninguno de sus cuatro lados paralelos al otro. Los trapezoides se dividen en trapezoides simétricos o deltoides y trapezoides asimétricos.


Escribe un comentario